lunes, 1 de febrero de 2010

Moon...


Aunque el año es incierto, desde el principio queda claro que el futuro nos ha alcanzado.
La principal fuente de energía en la tierra ya no es el petróleo, eso ha quedado atrás. Es ahora el Helio-3 el combustible que mueve al planeta y viene nada más y nada menos que de la Luna.
Sam Bell es el único encargado de controlar la base minera lunar "SARANG"; su estadía en solitario dentro de nuestro gran satélite natural esta encadenada por un contrato de 3 años que está a punto de expirar. A solo 2 semanas de regresar a casa para reunirse con su esposa e hija, Sam, acompañado de la supercomputadora inteligente GERTY (vocalizada por no más ni menos que Kevin Spacey) comenzará a ser partícipe de una experiencia surreal que cambiará por completo, no solo su estadía en la luna, sino su existencia misma.

El primogénito del aclamado cantante David Bowie, Duncan Jones, debuta en el cine y nos brinda una película que podrá considerarse en años venideros como una obra maestra del género.
Sin necesidad de lasers, apabullantes naves espaciales, batallas estelares y demás efectos especiales de gran complejidad, el director nos regala una pieza que brillará mucho tiempo en los altares de la ciencia ficción gracias a un aproach tímido pero contrariamente desgarrador y su factura impecable y llamativa.
Sam Rockwell (Frost/Nixon, The Green Mile, Iron Man 2) por su parte, ejecuta una actuación digna de admirarse al dar vida al astronauta solitario y único encargado de seguir alimentando al planeta tierra con el nuevo y valioso combustible y que de poco en poco se ve víctima de un secreto que cambiará su vida y propósito por completo.
Kevin Spacey, por su parte, ha de acompañar al protagonista en un rol que bien podría ser la contraparte de la legendaria computadora HAL 9000 y que brinda a la trama ese contraste artificial/humano que sirve como aderezo al semblante bizarro y giros de tuerca que suceden a lo largo de la historia una y otra vez.
La atmósfera solitaria y maravillosa del satélite terrestre acompañada por la banda sonora compuesta por Clint Mansell (Requiem for a Dream/The Fountain) son los detalles finales que terminarán por dar forma a esta fenomenal pieza.
Nuestra naturaleza alienadora es retratada nuevamente, sin embargo, esta vez, con un tono tan distinto como fresco en una película que perdurará en la mente de todo aquel que gusta del cine que va más allá de los estándares hollywoodenses.

2 comentarios:

  1. Ahhhhh creo que la quiero ver!!!!!!!
    Downloading darlin'

    ResponderEliminar
  2. WORALES Y DE DONDE LA BAJO O QUE CHOU???

    ResponderEliminar