domingo, 31 de enero de 2010

Cold Souls Review


Estuve esperando ver esta película por un muy buen rato, desde el momento que vi el tráiler, quedé enganchado por completo; ahora que ya la he visto, la historia es distinta.
Paul Giamatti (interpretando a... Paul Giamatti) tiene un problema: su vida se está volviendo tan plana que sus habilidades actorales se ven afectadas por ello y realmente las necesita para poder desarrollar un complejo y emotivo papel dentro de una obra teatral de corte ruso.
Su agente, al tener en cuenta este problema, le sugiere echarle un ojo a cierto articulo en el New York Post acerca de una empresa que se dedica a extraer y congelar almas.
Incrédulo pero movido por su desesperación, Giamatti acude a dicho lugar solo para encontrar un negocio bastante establecido y que al parecer brinda cierto grado de resultados.
Una vez sin alma, comienza a notar cambios sustanciales en su vida, sin embargo, lejos de ayudarlo lo trastocan a un nivel, no solo mayor, sino diferente.
Con semejante conflicto sobre sus hombros, no le queda de otra más que optar por una última opción: Portar el alma de un tercero. A partir de aquí, los conflictos sólo suben más su tono y la trama se ve inmersa en una compleja red de tráfico de almas que llevaran al pobre Paul al borde del colapso nervioso mientras intenta rescatar su alma secuestrada.
Giamatti nos regala en esta película una actuación increíblemente efectiva. La expresividad que logra este actor a lo largo del filme llega a sorprenderte más de una vez al transmitirnos la fuerte neurosis que sufre su personaje en los diferentes procesos que experimenta en esta historia.
La rama actoral de esta pieza no puede ponerse en entredicho; todos y cada uno de los involucrados en darle vida a los personajes efectuaron su papel de manera por demás satisfactoria, creando por momentos una atmósfera de comedia involuntaria absolutamente sublime (y que de cierto modo me hace recordar el cine de los Coen)
Es evidente que el problema de esta pieza no son las actuaciones, sino un guión que intentó contarnos demasiadas cosas pero que nunca logró la cohesión necesaria para poder concretarlas y crear un verdadero sentido de conclusión a la hora de ver rodar los créditos; que nos llevó de manera tambaleante por un mundo semi real / semi ficticio, tan común en el trabajo de Charlie Kauffman o Michel Gondry, pero careciendo por completo de su nivel de profundidad.
A pesar de no alcanzar la magnificencia, creo que vale la pena verla al menos una vez, pues me queda claro que a cada persona le llegará en un nivel diferente.
En lo particular, para mi, no logró trascender más allá de un buen intento de cine de sustancia.

lunes, 11 de enero de 2010

REY VENENO


Hace apenas un mes, subí a este blog lo que fue mi primera ilustración conjunta desde hace ya un muy buen tiempo. El resultado de ese ejercicio me dejo con un sabor de boca parecido al que queda al degustar una gouden carolus classic (para los que entiendan esto, sabrán la calidad del resultado) y lo unico que me quedaba por hacer es esperar a que sucediera de nuevo.
El dia de ayer, mi amigo y colega ilustrador (de los mejores que conozco señoras y señores) Miguel Sandoval aka Mike tuvo la iniciativa de prácticar este ejercicio una vez más y pues aqui les presento los resultados.
Mike puso el lineart base y un tanto de color, yo terminé el coloreado y agregué efectos, textura y fondo.
Una vez más estoy sumamente contento y por demás satisfecho; gracias compadre por este chance.


Esperen más próximamente.

viernes, 8 de enero de 2010

Un hombre serio...


Si hay algo que caracteriza al cine de los Coen, es su increíble capacidad de dar vida a personajes entrañables; independientemente de si el resultado del filme termine siendo efectivo o no, todos y cada uno de los personajes que surgen de estos brillan por poseer una personalidad y carisma tremendos, para muestra de ello habría que recordar ejemplos tan notables como Barton Fink (Homónimo 1991), Carl Showalter (Fargo 1996) Anthon Sigurh (No Country for Old Men 2007), Chad Feldheimer y compañía (Burn after reading 2009) y el más notable de todos, para mi gusto, Jeffrey "The Dude" Lebowski (The Big Lebowski 1998).
Todos estos personajes pasarán a la historia del cine por romper el molde estereotípico del protagonista clásico para sustituirlo por un costal de emociones, neurosis y complejidades existenciales que pueden resultar increíblemente cómicas como intimidantemente agresivas, a final de cuentas, son ellos los que le dan su gran valor a los filmes de estos 2 hermanos.

El próximo 22 de Enero, se estrena en nuestro país A Serious Man (2009) el siguiente largometraje de Ethan y Joel Coen y en él nos traen una comedia que promete brindarnos lo que tanto nos gusta y tan bien les sale... Personajes por demás interesantes.
Michael Stuhlbarg encarna a Larry Gopnik, un maestro judío de clase media cuya vida comienza a tener un marcado declive pero, a pesar de ello, el buen Larry está en busca de ayuda para poder salir del hoyo y convertirse en una mejor persona... aunque pareciera que el resto del mundo no quiere que esto pase.
No puedo contarles más de esta movie porque no he querido investigar más, en aras de no spoliearme la trama. Dadas las múltiples decepciones cinematográficas que me he llevado últimamente, no subiré mis expectativas demasiado, pero si hay algo que me queda claro es que, el desarrollo de personajes, como siempre, será impecable... ya veremos a qué sabe el pastel completo.
Aquí el trailer para que se les termine de antojar.

Saludos!