viernes, 27 de noviembre de 2009

AMOR FATI

“One must want nothing to be different, not forward, not backward, not in all eternity… not only bear what is necessary… but to love it”

Con esta frase, el filósofo alemán Friedrich Nietzsche, nos introduce a una doctrina conocida como Amor Fati, latín de “Amor al destino”.
Se trata de una actitud en la cual uno no sólo debe aceptar su situación, buena o mala, sino abrazarla, entenderla y amarla.
La idea detrás de esto me parece maravillosa, la praxis, por otro lado, es sumamente difícil. Supongo que los monjes budistas o demás personas que han logrado un desapego material pueden presumir de dominar este concepto, pero para el ser humano común y corriente, puede ser más complicado que lazar a un elefante con un hilo de nylon.
Hace mucho tiempo quise adoptar este modus vivendi, (por causas que por lo pronto no detallaré aquí)... francamente nunca lo logré, siempre encuentro algo de que estarme quejando: Que si tengo frio, que si tengo calor, que si no puedo comer lo que me gusta, que si tengo mucha chamba, que si no puedo estar con la o las personas que yo quiero estar, etc... Como les dije, es algo sumamente difícil puesto que tendemos a buscar una satisfacción de nuestras necesidades inmediatas y descuidamos el ocuparnos de nuestro bienestar básico y global.

Hace tan solo unos días, cuando me encontraba en el metro rumbo a mi hogar, al momento que las puertas del vagón se abrieron para permitir la entrada, fui recibido con un cántico, una tonada sin sentido vocalizada de manera gutural por un hombre de edad madura (que es un eufemismo de decir “anciano”) que se encontraba cantando en el vagón, buscando que alguien le obsequiara algunas monedas.
No se qué me perturbó más, si el ver su silueta cubierta de andrajos que parecieran no haber tocado el agua desde hace varios meses, el notar que fluidos corpóreos se encontraban ya secos sobre su vestimenta, el aspecto esquelético que portaba este hombre o la amargura y tristeza con la cual entonaba su canción...
Acaso el darle mis últimas monedas generarían algo más que tranquilizar mi consciencia unos cuantos minutos mientras él tendría lo suficiente para comprar un bolillo?
No pude mantenerle la mirada, el conjunto de situaciones arriba descritas me ponían nervioso, solo haciendo retrospectiva puedo analizar qué fue... seguramente el miedo a verme reflejado en este individuo en algún momento de mi vida... no lo sé...
Creo que es momento de preguntar si acaso ese pobre hombre tiene algun hogar a donde llegar, una almohada donde postrar su cabeza o un cobertor que lo proteja del frio? Acaso tendrá garantizado el llevarse aunque sea un bocado lo suficientemente abundante como para permitirle seguir en pie? Acaso posée alguna fuente de ingreso que no sean las monedas que algún piadoso le regala? O acaso tiene un amigo, familiar, conocido con quien charlar en algún momento del día?
Creo que una negativa es el común denominador a todas estas preguntas las cuales, al darles un poco de vueltas en la cabeza me hacen recapacitar...

Quizá, después de todo... no sea tan difícil alcanzar el Amor Fati...

6 comentarios:

  1. Tss me gusta esta reflexión. Muy cierta. La praxis es dificil, pero todo requiere de practica.

    ResponderEliminar
  2. Diablos mungui, me has puesto a pensar mucho, me encantó este post.

    Quizá el secreto no sea vivir así día con día, hacerlo siginificaría quizá, llevar una vida semejante a la santidad, cosa en primer lugar dificil y en segundo...tal vez un poco aburrida.

    Probablemente el punto es procurar recordar ésta doctrina en la mayoría de las ocasiones en las que uno sienta que todo está del carajo y darse cuenta de que (por muy feo que suene), siempre habrá gente en situaciones peores que la de uno.

    ResponderEliminar
  3. cuando te leí me acordé de cuando yo veo gente así. me pregunto ¿que clase de desiciones tomó en su vida para acabar de esta manera? no lo sé, no lo sabre nunca solo espero yo no estarme equivocando en las mias.

    ResponderEliminar
  4. Mungui:

    1. No creo que te vayas a convertir en un vagabundo, y si lo haces seguro le encontrarías la diversión jajajajajajaja un amigo y yo decimos que de ser vagabundos criaríamos conejos para comerlos.... Al fin que se reproducen rápido y asi nunca tendríamos hambre, y de hecho hasta ropa podríamos hacer jajajajajaja.

    2. El destino del hombre se va creando a partir de sus necesidades, el azar y la libertad. Y ninguno de los tres es absoluto.

    Baci!!

    ResponderEliminar
  5. @mike: Que bueno que te hizo pensar, ese es el objetivo, en lo personal, todo esto me dio vueltas en la cabeza varios dias (aunado a la otra situación que tu y yo bien conocemos)

    @marfatale: Imposible saberlo, uno siempre trata de procurar lo que en el momento parece lo mejor, pero como en todo, es cuestion de enfoque... la vida da demasiadas vueltas, a veces cuesta mucho trabajo llevarle el paso.

    @fla: Este post en realidad no trata sobre el vagabundo, trata sobre el intentar vivir la vida aceptando que cada segundo que pasa tiene una razon de ser y el negarlo, maldecirlo o ignorarlo no soluciona nada, en cambio, el aceptarlo y quererlo te da la posibilidad de sacarle mas provecho... but... easier said than done

    ResponderEliminar