jueves, 20 de agosto de 2009

It's my first day

Te levantas temprano... la noche anterior dormiste pésimo, los nervios, las mariposas en el estómago te retorcían como jerga al ser exprimida y ni siquiera podias presumir que fuera causado por algún enamoramiento repentino.
Te metes a bañar y ni siquiera el agua fria es capaz de borrar la linea del mundo real y el reinado por Morfeo.
Llegas a desayunar a Vips y el revoloteo sigue tan intenso que el simple hecho de leer gelatina en la carta te causa ciertas nauseas. Llegas a la oficina en que te indicaron firmarías tu primer contrato laboral EN TU VIDA. Justo al tocar el timbre del Intercom, las mariposas salen a borbotones de tu boca mientras el corazón retumba como el más magnanimo duo de bateria efectuado por Lars Ulrich y Travis Baker.
Despues de leer 12 hojas de clausulas legales firmas en la linea punteada lo que significará el venderle tu alma y tu dignidad laboral a un grupo de oficinistas que se titulan a si mismos "recursos humanos".
Peregrinas a buscar el transporte público más adecuado que te llevará a la cede de tu nueva empleadora, con marcada ofuscación al darte cuenta una vez más del pésimo sistema de transporte colectivo que posée tu pais.
Despues de una hora de contemplar el tráfico, sentir el incómodo calor de un sol que se asoma de manera tímida en la lejania de los edificios en el horizonte y con las manos permeando un intenso olor a tubo manoseado, llegas (segun tu un poco tarde) a la empresa que desde el dia de hoy, exprimirá el jugo de tus servicios laborales.
Despues de hacerte bolas al intentar darte a entender a quien vienes a buscar dentro de esta oficina, logras que la atenta señorita (tambien de recursos humanos) te reciba con una hojita donde deberas poner tus datos más basicos al mismo tiempo de darte la bienvenida con un kit de regalos, no sólo avaro, sino sumamente corporativo.
Te muestran tu área de trabajo, llaman a intendencia para que limpien el cochinero que tu predecesor dejo ahi, peguen el borde colgante al marco del escritorio que contemplará tu precencia en los meses venideros y asi puedas tomar asiento y comenzar.
Garabateas en tu libreta mientras esperas a que tus nuevos superiores lleguen y al fin puedan asignarte alguna tortuosa tarea para dar inicio a tu jornada.
Pasas 10 horas en un popurri de trabajo, comida, oscio y nerviosismo, viendo caras desconocidas, escuchando nombres y estrechando manos de individuos cuyo nombre olvidas segundos despues de haberse retirado de tu periferia.
Cansado, adormilado y aún ligeramente nervioso, te dicen que puedes retirarte al fin a tu hogar.
Bienvenido Rodrigo Munguía... este fue tu primer día de trabajo... como te fue?

5 comentarios:

  1. que chingon! hace mucho que no estreno trabajo!
    felicidades...y como te fué?
    es bien raro que sepas que ahi trabajarás por algun tiempo y que todo lo que te rodea será parte de tu vida cotidiana. espero que todo eso lo disfrutes.

    ResponderEliminar
  2. Uy, aun recuerdo ese primer trabajo fuera de la escuela... traje, algo de comida por aquello de la incertidumbre, pasar tres controles qué si voy acá, que si voy allá, que con quién...

    A la distancia prefiero.... eh, qué dijo, ya va a decir algo, pues no!! Será un misterio.

    Lo mejor ahora en esta nueva cruzada... y bueno, si sabes algo de Umbrella Academy, no dejes de comentarlo. La he estado leyendo y qué cosa!!!

    ResponderEliminar
  3. @mala coneja: Todo esto de ya trabajar es una experiencia muy extraña... gratificante de cierto modo pero a fin de cuentas extraña... los mantendré al tanto de mis andares por el mundo laboral.

    @lucas: Mi estimado Lucas, que gusto verte de nuevo por aca. Te agradezco mucho los buenos deseos y checare lo de Umbrella Academy.
    saludos!

    ResponderEliminar
  4. Aleluya por el frelance hermanos!

    ResponderEliminar