jueves, 20 de agosto de 2009

It's my first day

Te levantas temprano... la noche anterior dormiste pésimo, los nervios, las mariposas en el estómago te retorcían como jerga al ser exprimida y ni siquiera podias presumir que fuera causado por algún enamoramiento repentino.
Te metes a bañar y ni siquiera el agua fria es capaz de borrar la linea del mundo real y el reinado por Morfeo.
Llegas a desayunar a Vips y el revoloteo sigue tan intenso que el simple hecho de leer gelatina en la carta te causa ciertas nauseas. Llegas a la oficina en que te indicaron firmarías tu primer contrato laboral EN TU VIDA. Justo al tocar el timbre del Intercom, las mariposas salen a borbotones de tu boca mientras el corazón retumba como el más magnanimo duo de bateria efectuado por Lars Ulrich y Travis Baker.
Despues de leer 12 hojas de clausulas legales firmas en la linea punteada lo que significará el venderle tu alma y tu dignidad laboral a un grupo de oficinistas que se titulan a si mismos "recursos humanos".
Peregrinas a buscar el transporte público más adecuado que te llevará a la cede de tu nueva empleadora, con marcada ofuscación al darte cuenta una vez más del pésimo sistema de transporte colectivo que posée tu pais.
Despues de una hora de contemplar el tráfico, sentir el incómodo calor de un sol que se asoma de manera tímida en la lejania de los edificios en el horizonte y con las manos permeando un intenso olor a tubo manoseado, llegas (segun tu un poco tarde) a la empresa que desde el dia de hoy, exprimirá el jugo de tus servicios laborales.
Despues de hacerte bolas al intentar darte a entender a quien vienes a buscar dentro de esta oficina, logras que la atenta señorita (tambien de recursos humanos) te reciba con una hojita donde deberas poner tus datos más basicos al mismo tiempo de darte la bienvenida con un kit de regalos, no sólo avaro, sino sumamente corporativo.
Te muestran tu área de trabajo, llaman a intendencia para que limpien el cochinero que tu predecesor dejo ahi, peguen el borde colgante al marco del escritorio que contemplará tu precencia en los meses venideros y asi puedas tomar asiento y comenzar.
Garabateas en tu libreta mientras esperas a que tus nuevos superiores lleguen y al fin puedan asignarte alguna tortuosa tarea para dar inicio a tu jornada.
Pasas 10 horas en un popurri de trabajo, comida, oscio y nerviosismo, viendo caras desconocidas, escuchando nombres y estrechando manos de individuos cuyo nombre olvidas segundos despues de haberse retirado de tu periferia.
Cansado, adormilado y aún ligeramente nervioso, te dicen que puedes retirarte al fin a tu hogar.
Bienvenido Rodrigo Munguía... este fue tu primer día de trabajo... como te fue?

jueves, 13 de agosto de 2009

la palabra es WOW

¿Alguna vez se han topado con una situación que, para los ojos de cualquier otra persona pudiese parecer completamente mundana, corriente, sencilla o inclusive estúpida, pero que, a pesar de ello, a ti te ha provocado un fuerte shock?

Hace ya casi 4 años, me encontraba vacacionando con mi familia en las playas de Tecolutla Veracruz; era la primera noche que pasabamos en el lugar y uno de mis primos sugirió, a mi y a su hermano, que fuéramos a dar un pequeño paseo por la playa. Cabe mencionar que Tecolutla es un poblado que, a pesar de estar en crecimiento y comercialización, aún se encuentra un poco rezagado.
Una vez ahi y trás caminar un poco para alejarnos de las luces que iluminaban el acceso al hotel, se me ocurrió voltear hacia el cielo y entonces sucedió...
El paisaje más hermoso que estos ojos hayan visto jamás, un cielo completamente estrellado.
Y con ello no me refiero a las pendejaditas que las malditas luces citadinas nos dejan apreciar, NO, sólo el estar en un completo y absoluto negro te permite apreciar la belleza y grandeza del manto estrellado que cubre nuestras cabezas.
Durante 15 minutos contemplé con cara de idiota el cielo como jamás lo habia visto, todo lo que rondaba en mi cabeza se desvaneció y durante esa ventana de tiempo lo único que pude procesar fue lo diminuto que me sentía frente a tan majestuosa visión frente a mi...
Lo que hiciera culminar la experiencia fue el efímero e instantáneo paso de una estrella fugaz... no pude pedir nada más para terminar la experiencia...
Desde ese día, regresé de manera religiosa a la playa apenas se ponía el sol para poder repetir la experiencia... no lo logré... el clima decembrino creó la presencia constante de neblina lo cuál impidió que volviera a admirar el cielo de nueva cuenta, sin embargo, el recuerdo de aquella increible imagen viene a mi mente de vez en vez y no puedo evitar sentir cierta nostalgia acompañada de una timida sonrisa...

lunes, 3 de agosto de 2009

Eterno resplandor de una mente sin recuerdos



Recuerdo la primera vez que vi este trailer... antes de él, no tengo memoria de haberme sentido TAN capturado por el avance de una película.
Es increíble como escasos dos minutos de metraje pudieron enlazarme de una manera tan brutal... aunque atribuyo en gran medida la situación sentimental por la que estaba pasando en aquel entonces, aún asi, el enigma que me despertaba ver esta película era de proporciones enormes...

Quizá fue la hermosa combinación de la musica de James Horner con la Electric Light Orquestra, quizá el ver a Jim Carrey haciendo una pelicula "seria", quizá el surrealismo que se permeaba tímidamente en la trama, nevermind, a final de cuentas, logró lo que todo avance de cine debería hacer, capturar al espectador y crearle espectativa.
Después de cazar su estreno como un halcón busca u presa deslizándose rio arriba, llegó el momento de poder sentarme en la sala de cine (con una marcada ofuscación ocasionada por la ausencia de alguien en particular) y al fin pude sumergirme en la trama de Eternal Sunshine of the Spotless Mind.
Perdonarán la expresión, pero fue como recibir una patada directa a mis testículos sentimentales.

Creo que cualquiera que haya experimentado lo que es el amor y además de todo, el perderlo, se sentirá completamente abofeteado despues de observar esta pieza (si es que no se llegaron a perder en la trama).
Michel Gondry y Charlie Kauffman lograron una entrega cinematográfica que, no solo retrata con sorprendente parecido el caótico mundo onírico, sino el mundo de los recuerdos, el mundo del amor, cómo lo ganamos y cómo lo perdemos.
Aunque la premisa de alguien que busca borrar de su memoria los recuerdos de la ex pudiera sonar a chick flick melosa para tarde de domingo, se encuentra a años luz de serlo.
Es hermosa, es dura, es alucinante y... a final de cuentas, hace cuestionarte MUCHAS cosas.... aplausos, señores, aplausos, a este trailer y a esta gran gran movie.

Y para terminar, recordaré con cariño esta hermosa cita que fuera la que le otorgase el título:

"How happy is the blameless Vestal's lot,
the world forgetting by the world forgot,
eternal sunshine of the spotless mind,
each pray'r accepted and each wish resign'd"

fragmento de Eloisa to Abelard de Alexander Pope