sábado, 27 de junio de 2009

El cine de la niñez

Mis gustos durante la infancia fueron sumamente básicos; que decir de mis gustos fílmicos.
No me interesaba ni estaba acostumbrado a saborear las delicias del cine cerebral que puedo
llegar a apreciar hoy en día, me bastaba con ver historias donde me pudiera ver reflejado de manera aspiracional, por fantástica que ésta fuera.
Haciendo una reminicencia a aquellos tiempos, quisiera hacer mención a 3 filmes en específico
que marcaron mucho mi niñez; ya fuese por la magia detrás de su historia o el factor diversión que significaba para mi.
Cada sábado de trilogía que contuviera, estas películas significaban estar engachado, a veces por más de 6 horas, al televisor... he aqui esas joyas:


Back To The Future
Las tres. La historia de Marty McFly, el excéntrico Doctor Emmet Brown y su aventurar a través del tiempo me voló la cabeza completamente. A pesar de todas las incuerencias planteadas, el impresionante imaginario logrado por Robert Zemeckis en estos filmes aún me sigue cautivando. Solo faltan 6 años para el 2015 y aún no veo carros voladores ni patinetas que leviten, sin embargo, veo con impresión que algunas de esas fantasias planteadas, son una realidad el da de hoy.
(Sigo esperando un hidratador de Pizza marca Black & Decker)

The Karate Kid
Las primeras 3. El choque de dos mundos, el del pequeño teto de asendencia italiana Daniel Larusso y el sabio y anciano nipon Kesuke Miyagui... la búsqueda por el equilibrio, la lucha por darte un lugar, el aprender el dominio del ser y el no flaquear ante el miedo... todos ellos detalles aparentes y no al tejerse la trama. Si les soy sincero, la cuarta película se me hace un completo desastre. No es que las primeras tres sean genialidades del mundo fílmico, sin embargo poséen un angel que la cuarta entrega ni de lejos pudo capturar.

Ghostbusters
Ambas. Recuerdo que antes de ver las películas yo era bien fan de la serie animada.
De hecho, en mi ignorancia, llegué
a pensar que las peliculas las sacaron a partir de dicha serie... BIIIIG MISTAKE! Me parecen increíbles, no sólo la comedia involuntaria de la que son parte ese trio de científicos (más el moreno busca plata) sino que la temática entera de lo paranormal retratado de esta forma, me parece, por demás, maravillosa. La idea de una inminente tercera parte me causa muchos sentimientos encontrados, pero el hecho de poder ver de nuevo a la alineación original en sus años no tan mosos me causa cierto gorgoreo de emoción en el estómago.

Pues he aqui mi humilde opinión sobre una manga de filmes que trajeron un sinnúmero de sonrisas durante mi temprana juventud.

4 comentarios:

  1. yo era más fan de las primeras dos que de ghostbusters, aunque las 3 me traen buenos buenos recuerdos, yo estaba enamorada de daniel san jaja siempre quise un delorean uff tiempos aquellos, me gusta recordar :)

    ResponderEliminar
  2. yo tambien pensaba que en ghostbusters habia sido primero la seria y luego la pelicula...chale...una gran pieza de conocimiento acaba de caer sobre mi
    Yo era fan de back to the future, pero otra que marco muchiiiisimo mas mi infancia fue terminator 2.

    ResponderEliminar
  3. funny thing, estuve a 2 de incluir también Terminator 2, sobretodo porque la primera vez que la vi no sabia que carajos estaba pasando y era lo más violento que habia visto hasta ese momento... jajaja

    ResponderEliminar
  4. Chulada las películas aquí mencionadas, y como dice Juan, si falto terminator 2, recuerdo ver al T1000 surgiendo de un piso de loza blanca y negra, y claro, cuando vi al Sr. Gobernador de California diciendo “hasta la vista baby” no pude dejar de repetirlo por 2 semanas, a tal punto de hartar a mis hermanos y hacerles reflexionar sobre por que yo era muy joven para ver esa película.
    Volver al futuro me hizo fantasear con patinetas voladoras y tiburones holográficos, karate kid, con romper numerosas lozas de hielo usando el poder de la concentración y de ghost busters, demonios, como me caia bien pegajoso.
    Gran selección, aunque tortugas ninja también fueron de esas que valdría la pena nombrar.

    ResponderEliminar